Señala

Papel, Fuente, Edad, Antigüedad

 

“- Sea cuidadoso. En el momento en que usted comienza a hablar, usted crea un universo verbal, un universo de palabras, de ideas, de conceptos y de abstracciones, entretejidos e interdependientes, maravillosamente fértiles, que se apoyan y se explican unos a otros y, sin embargo, todos ellos sin esencia ni substancia, meras creaciones de la mente. Las palabras crean palabras, la realidad es silente.

– Cuando usted habla, yo le oigo. ¿No es esto un hecho?

– Que usted oye es un hecho. Lo que usted oye no lo es. El hecho puede ser experimentado, y en ese sentido el sonido de la palabra y las ondas mentales que causa son experimentadas. No hay ninguna otra realidad detrás de ello. Su significado es puramente convencional, tiene que ser recordado; un lenguaje puede olvidarse fácilmente, a menos que se practique.

– Si las palabras no tienen ninguna realidad en ellas, ¿por qué hablar entonces?

– Sirven a su limitado propósito de la comunicación interpersonal. Las palabras no transmiten hechos, los señalan. Una vez más allá de la persona, usted no necesita palabras.”

Yo soy eso, capítulo 87

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =