Dirección

Caballo, Hombre, Desierto, Jinete

 

“Un caballo apareció de improvisto galopando velozmente camino abajo.

Parecía como si el jinete tuviese que ir a algún lugar importante.

Otro hombre, que se encontraba en el camino, gritó: ‘¿Dónde vas?’

y el hombre en el caballo contestó: ‘¡No lo sé! ¡Pregúntale al caballo!'”

 

Cuento zen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =