Salvar

 

“Un día, un pescador se encontró con un maestro zen en la playa tras un tormenta.

La tempestad había llevado cientos de estrellas de mar a la orilla y estaban empezando a secarse. Pronto todas estarían muertas. El maestro estaba cogiéndolas y arrojándolas al mar.

El pescador llegó hasta el hombre y le dijo, ‘Un momento, ¿no esperarás lanzar todas estas estrellas al mar? Debe haber cientos de ellas aquí. Ya lo he visto antes, tu esfuerzo no hará la diferencia’.

‘Esta lo hará’, dijo el maestro zen, arrojando de nuevo otra estrella al mar.”

 

Cuento zen